Compartir
Publicidad

'La sotana negra' de Wilkie Collins

'La sotana negra' de Wilkie Collins
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Creo que ya os he hablado algo así como un millón de veces sobre lo mucho, muchísimo que me gusta Wilkie Collins. Es algo familiar, en casa sentimos auténtica adoración por este escritor, por eso, en cuanto vi que Cátedra publicaba La sotana negra no tardó mucho en caer en mis manos.

Y lo he disfrutado, eso no se puede negar. El espíritu folletinesco de Collins entretiene lo indecible y en realidad estoy segura de que cualquier cosa que lea de él me va a gustar, pero eso no le quita méritos a 'La sotana negra' ni muchísimo menos. Un poco de romance, un poco de misterio, algún que otro secretillo familiar y ya tienes lista una novela de este magnífico autor.

Nuestro protagonista es Lewis Romayne, uno de estos personajes típicos de Collins, blando, estudioso y propietario de una gran fortuna familiar y bastante atractivo físico, y que aún así no encuentra la felicidad. El azar le llevará a conocer a Stella Eyrecourt y un plan algo más elaborado, al Padre Benwell.

Estos tres personajes (y otros muchos más que no desvelaré ahora) constituyen el triángulo atípico sobre el que se construye esta historia. Un hombre joven atormentado por la culpa, una muchacha hermosa que sólo desea su felicidad y un cura católico ambicioso por conseguir lo que quiere, tres personajes que se batirán continuamente por su felicidad y sus intereses, que, a menudo, no son la misma cosa.

Wilkie Collins vuelve aquí a mostrar una crítica de la sociedad, en este caso concreto, de los malvados curas católicos. Lo pongo en cursiva porque, en realidad, Collins no hace una crítica al catolicismo (hay personajes católicos que son de los 'buenos'), más bien acumula en el personaje del Padre Benwell todo lo malo de los jesuitas. En cualquier caso, la religión tendrá una gran importancia en la trama de esta novela, lo que no quita que tengamos nuestra buena dosis de romance y misterio, tan típica de este autor.

Leer a Wilkie Collins engancha, y es que esa manera de dejar al lector pendiente de un hilo en cada capítulo es muy típica de la costumbre que se tenía entonces de publicar los libros por capítulos en revistas semanales o mensuales. Al margen de alguna que otra incongruencia (Amo mucho a Wilkie, pero ciega tampoco estoy), sus novelas son adictivas y una vez que empiezas sólo quieres terminarla.

Y una vez que la terminas, sólo quieres empezar otra...

Hablemos ahora de la edición. Se trata de los típicos libros blancos de Cátedra, con los que siempre he tenido una relación curiosa. Cuando era más joven me parecían caros para el formato que tenían, ya que, fijándonos en lo puramente físico, la colección no es nada del otro mundo. Formato bolsillo, portadas corrientitas y poco más...

Sin embargo, Cátedra es algo así como el patito feo de las editoriales. Quizás por fuera no sea la edición más bonita del mundo pero las traducciones suelen ser muy buenas y cuentan con algo que, para los que nos gusta leer mucho, considero casi imprescindible. Me refiero a un estudio sobre el autor, la época y la obra, situándola en su contexto y ayudándonos a comprender muchas más cosas de las que pensamos. Y algo esencial, al menos para mí, es una bibliografía con la que aumentar tus conocimientos sobre el tema, si te apetece...

Como os imagináis, os recomiendo mucho 'La sotana negra'. Si eres fan de Collins te va a gustar seguro. Si no lo eres ya, eso es porque no has leído ninguna de sus novelas, en cuyo caso no sé qué haces que no corres a por una de ellas. Adictivo, como el azúcar. Y casi igual de dulce, si es que lo tiene todo...

"¿A quién estaba buscando?". Esa era la pregunta que estaba en la mente del padre Benwell mientras colocaba algunos libros en los estantes y recogía los papeles desperdigados sobre la mesa, relacionados con su correspondencia con Roma. Había adquirido el hábito de mostrarse suspicaz ante cualquier circunstancia que ocurriera dentro de su campo de observación, y era incapaz de explicar el motivo. Quizás hubiese sentido alguna emoción más intensa, en aquel momento, de haber sabido que la conspiración de la biblioteca para convertir a Romayne al catolicismo iba acompañada de otra en la galería de pintura con la finalidad de casarle.

Cátedra
Colección: Letras Universales
Traducción: Damià Alou
ISBN: 978-84-376-3298-8
480 páginas
20 euros

Más información | Ficha en Cátedra
En Papel en Blanco | 'Una cama sumamente extraña y otros relatos', de Wilkie Collins

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio