Compartir
Publicidad

'Los hombres mojados no temen la lluvia' de Juan Madrid

'Los hombres mojados no temen la lluvia' de Juan Madrid
Guardar
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Me pedía el cuerpo un poco de novela negra, de crímenes y de gente mas bien poco recomendable. Y en esas me topé con el nuevo libro de Juan Madrid, que además lleva el, en principio enigmático nombre, de Los hombres mojados no temen la lluvia. Si a todo esto le sumamos que guardo un grato recuerdo lector de cuando era un tierno infante (que luego contaré) con este autor, pues la elección ya estaba clara.

Hay que reconocer que Juan conoce todos los secretos del oficio, y no le cuesta mucho engatusarte enseguida para que estés pegado a las páginas de la novela sin que quieras dejar de leer. Es cierto que cuando acabe este año, no estará entre lo mejor que he leído, pero sus horas de entretenimiento y de saber dar lo que promete no se las quita nadie. Y es que si lo que estás buscando es una novela policíaca con acción trepidante y sin que se vaya por las ramas, amigo mío, acabas de dar con un título pensado para ti.

Pero antes de seguir, pongámonos en situación. 'Los hombres mojados no temen la lluvia' nos acerca a la figura de Liberto Ruano, un abogado algo mujeriego y con una vida para muchos poco recomendable, que se ve envuelto en el asesinato de una prostituta que tenía en su poder un delicado DVD. Delicado entre otras cosas porque fue sustraído a un rico hombre de negocios de esos que tantos vemos a diario escapándose de cualquier tipo de justicia. La cuestión es que no tarda en ser uno de los sospechosos, e intentará esclarecer los hechos con la ayuda de su socio en el bufete, Andrés Feiman, y con un extraño personaje que suele ayudarle consiguiendo información de los bajos fondos. Para qué veáis además hasta qué punto llega todo esto, sólo baste decir que hasta la mafia calabresa tiene mucho que decir.

Con esta trama, os podéis imaginar que la acción no da respiro en ningún momento, y eso es precisamente uno de los puntos fuertes del libro. Y es que Juan Madrid no pierde el tiempo en cosas superfluas o que no estén íntimamente relacionadas con la trama, teniendo en todo momento un estilo muy directo y de ritmo vertiginoso. Algo que por cierto, es una de sus señas de identidad, como él mismo reconoció en la presentación de este libro (muy interesante) a la que tuve la oportunidad de asistir.

Otro punto igualmente fuerte de este título y de su literatura son los diálogos, y esto es algo que a mí personalmente me encanta, ya que disfruto muchísimo de una novela en la que se suceden los diálogos sin cesar. Además en este caso, son muy directos, cortos, como hablaríamos nosotros con otra persona, sin grandes circunloquios, y eso se agradece. Para terminar con sus puntos fuertes, también me gusta mucho la forma que tiene de trasladarte al lugar donde está sucediendo la acción, muy visual, y haciendo que conozcas como si estuvieras allí los sitios por los que van pasando los protagonistas.

En su lado negativo, nos topamos con el final, pero el final finalísimo, cuando ya conocemos el desenlace de la historia, que no está mal. Pero las últimas páginas son demasiado forzadas, como si hubiera que concluir así a la fuerza. Tampoco son muy de mi gusto algún que otro detalle muy escabroso que aparece en la historia, pero bueno, ahí va un poco al gusto del consumidor.

Volviendo al inicio de este post, os cuento ese recuerdo que tengo de cuando era pequeñín. Y es que en su día me topé con un librito suyo, una novelita juvenil titulada Hotel Paraíso que por supuesto leí, y que me dejó la sensación de que era el primer libro de adulto que leía. Es una tontería, y hace mucho de aquello, pero fue como mi bautismo en las novelas de "mayores". Obviamente, no lo he vuelto a leer, más que nada para que ni exista la posibilidad de romper el encanto.

Así pues, recomiendo este 'Los hombres mojados no temen la lluvia' a todo aquel que quiera pasar unas horas del más puro entretenimiento, en compañía de unos personajes que seguro no os van a dejar indiferentes. Ahora que llega el veranito y lo que más apetece es relajarse, este es un buen título para hacerlo. A mí me ha gustado, y ya os digo, no es que sea una maravilla impresionante, pero da en su justa medida lo que promete desde la primera página. Diversión en su concepción más clásica.

La ONG de Ágata luchaba por conseguir estatus de trabajadoras a las prostitutas. Tenían la sede en una antigua óptica de la calle Desengaño, en el viejo barrio de tolerancia, muy cerca de nuestro bufete. Con su furgoneta recorría los lugares de prostitución llevándoles café y bollos a las chicas y escuchando sus cuitas y desgracias. En un tiempo contaron conmigo para redactar notas de prensa y comunicados.En cierta ocasión, aparecí en público como abogado de su ONG en una manifestación de prostitutas - ellas se denominaban "trabajadoras del sexo" -, que protestaban por sus derechos, reiteradamente conculcados.

Alianza Editorial 344 páginas ISBN: 978-84-206-7514-5 18 euros

Más información | Alianza Editorial En Papel en Blanco | 'Los buenos suicidas' de Toni Hill

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio