Compartir
Publicidad
'Me llamo Lucy Barton' de Elizabeth Strout
Reseñas

'Me llamo Lucy Barton' de Elizabeth Strout

Publicidad
Publicidad

Tenía muchísimas ganas de leer Me llamo Lucy Barton de Elizabeth Strout y de hecho os hablé de él como uno de los libros a tener en cuenta para este otoño. Había escuchado hablar maravillas de esta autora y hasta ahora no había encontrado el momento oportuno para ponerme con ella. He tardado, sí, pero os confieso que la espera me ha merecido la pena.

Lucy está enferma y a los nervios propios de su condición de paciente en un hospital se une que en casa tiene a dos niñas pequeñas y un marido del que no termina de fiarse.** Recibe entonces la visita de su madre, a la que hace años que no ve** y con la que apenas mantiene el contacto y con la que durante cinco días Lucy recordará ciertas cosas que había mantenido ocultas en su memoria.

Perteneciente a una familia pobre, con unos padres brutales y unos hermanos despegados, Lucy se verá obligada a ahondar en las raíces familiares. Unas raíces que hablan de dolor y miseria, de malos tratos e incomprensión. Sin embargo, también nos habla de una mujer fuerte, o que pretende ser fuerte, de una mujer que es adulta y madre y que sin embargo sigue sintiéndose tan perdida como cuando era una niña.

'Me llamo Lucy Barton' es una novela que habla de todo y nada, que apunta más que desvelar del todo. Encadena una historia con otra, una anécdota tras otra, hasta que el cuadro que se desvela antes nuestros ojos, formado por pinceladas pequeñas, nos muestra una realidad dolorosa e imperfecta. Es una historia sobre relaciones humanas, sobre debilidades y fortalezas, pero es, sobre todo, una historia del amor entre una madre y una hija. Un amor imperfecto y doloroso, pero verdadero.

Elizabeth Strout nació en Maine pero desde hace muchos años reside en Nueva York, que se ha convertido en su ciudad. Autora de gran sensibilidad, sus novelas y relatos han conseguido numerosos premios, como el Pulitzer o el Orange, además de ser finalista del prestigioso Premio PEN/Faulkner. Su novela más conocida es Olive Kiteridge, que incluso se llevó a televisión, pero también destacan otros títulos como Amy e Isabelle o Los hermanos Burgess.

'Me llamo Lucy Barton' es una de esas novelas que duelen, que nos muestran claramente el horror de lo ocurrido pero sí muestra lo necesario para intuirlo. Es, como digo, una novela de amor maternal y la sutil pero precisa prosa de Strout nos envuelve y nos atrapa. Una novela hermosa y dura, triste y cercana, que hará quiras darle un gran abrazo a tu madre esté donde esté.

Éramos raros, los de nuestra familia, incluso en aquel pueblecito minúsculo de Illinois, Amgash, donde había otras casas destartaladas y que necesitaban una mano de pintura o unos postigos o un jardín, sin ninguna belleza en la que reposar la mirada. Las casas estaban agrupadas en lo que era el pueblo, pero la nuestra no estaba junto a ellas. Aunque se diga que los niños aceptan sus circunstancias como algo normal, Vicky y yo comprendíamos que nosotros éramos diferentes. Los demás niños nos decían en el patio de recreo: «Vuestra familia da asco», y echaban a correr apretándose la nariz con los dedos. A mi hermana le dijo su maestra de segundo –delante de toda la clase– que ser pobre no era excusa para llevar porquería detrás de las orejas, que nadie era demasiado pobre para comprarse una pastilla de jabón.

Duomo Ediciones
Colección: Nefelibata
Traducción: Flora Casas
ISBN: 9788416261918
224 páginas
16,80 euros

Más información | Ficha en Duomo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio