Compartir
Publicidad
'Pasado imperfecto' de Julian Fellowes
Reseñas

'Pasado imperfecto' de Julian Fellowes

Publicidad
Publicidad

A mí Julian Fellowes me fascina, no lo puedo evitar. Todo su rollo sobre la vieja gloria de Inglaterra, las viejas costumbres y el paso del tiempo me enganchan desde la primera página, no lo puedo evitar, porque a mí todo lo british me encanta, es así. Pasado imperfecto me lo regalaron va a hacer ahora nada menos que cuatro años, pero por razones que ahora no vienen al caso no ha sido hasta ahora que lo he leído. Evidentemente, no me ha decepcionado lo más mínimo.

Damian Baxter es increíblemente rico y está increíblemente enfermo. Su nacimiento en una familia de clase media no le impidió codearse con la alta sociedad en los años sesenta pero un desafortunado incidente hizo que el grupo de amigos se disolviera de la peor manera posible. Ahora, años más tarde, Damian le pide al protagonista, del que desconocemos su nombre, que busque a su hijo y futuro heredero.

¿El problema? Que ni siquiera Damien sabe quién puede ser la madre, ya que recibió una carta anónima. Comienza entonces una búsqueda que en realidad es un repaso a la juventud de los protagonistas, un viaje a los años sesenta, cuando las tradiciones inglesas de presentaciones en sociedad empezaban a codearse con la marihuana y el sensacionalismo.

'Pasado imperfecto' es, en realidad, un profundo estudio de una sociedad que se desmorona pero se niega a abandonar sus privilegios, que es en realidad la historia de la high class inglesa en este último siglo. La gran fuerza de Fellowes consiste precisamente en este análisis tan certero y entretenido, más que la historia propiamente dicha. Es fascinante, o al menos así me resulta a mí, poder asomarnos a un mundo que parece estar a años luz de nuestra realidad.

Julian Fellowes parece encarnar en su vida todo aquello de lo que nos habla en sus obras. Nació en Egipto en 1949, aunque se crió en Inglaterra y fue a Cambridge. Como actor ha participado en más de cuarenta películas y series de televisión, pero su gran éxito le ha llegado como escritor. Suyo es el guión de Gosford Park, que ganó el Oscar, y es el creador de Donwton Abbey. Como novelista ha publicado Snobs y Belgravia, que está a punto de ser publicada en nuestro país y de la que os hablaré en breve.

Me he leído ?Pasado imperfecto' en apenas dos tardes, porque yo para estas cosas soy así de obsesiva. Me encanta Fellowes y me encantan sus historias sobre las diferencias entre clases sociales. Tanto es así que he aprovechado y me he puesto al día con Downton Abbey en un maratón un tanto desquiciado pero que estoy disfrutando como una niña pequeña. Ahora solo me toca hacer tiempo hasta que pongan a la venta 'Belgravia', porque ese no se me va a escapar, ya os lo digo.

Era una carta honesta, lo reconozco. Un inglés, como norma, preferiría no enfrentarse a una situación que pudiera verse como «incómoda» a la luz de un comportamiento anterior. Normalmente quitarán importancia a todas las desagradables escenas previas con una alusión imprecisa y despreciativa: «¿Se acuerda de esa espantosa cena que organizó Jocelyn? ¿Cómo pudimos sobrevivir?». O, si no pueden minimizar el episodio y blanquearlo a su manera, fingirán que nunca ocurrió. «Ha pasado mucho tiempo desde la última vez que nos vimos», para empezar una conversación, se traduce a menudo como «No me viene bien seguir esta reyerta durante más tiempo. Pasó hace siglos. ¿Está dispuesto a darla por finalizada?». Si el destinatario también lo desea, la respuesta estará formulada en el mismo estilo de negación: «Sí, quedemos. ¿Qué ha estado haciendo desde que dejó Lazard’s?». No se requerirá nada más que eso para implicar que ya no hay rencor y que la relación se puede reanudar.

Suma
Traducción: Amaya Basáñez
ISBN: 9788483654187
568 páginas
20 euros

Más información | Ficha en Suma

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio