Compartir
Publicidad
'Relojes de hueso' de David Mitchell
Reseñas

'Relojes de hueso' de David Mitchell

Publicidad
Publicidad

Antes de que sigáis leyendo tengo que advertiros de una cosa: Relojes de hueso es, ahora mismo, uno de los libros favoritos de mi vida. Diréis que soy muy exagerada (y yo no lo negaré) pero si David Mitchell me gustó con El atlas de las nubes con Relojes de hueso me ha terminado de enamorar. De verdad, soy toda suya. Una novela adictiva fascinante, de esas que eres incapaz de soltar y que te marcan para siempre.

Todo comienza en 1984. Holly tiene casi dieciséis años y se ha escapado de casa tras una pelea con su madre. Aunque su intención es irse a vivir con su novio de veinticuatro años las cosas no salen como había planeado, de modo que se encuentra vagabundeando por la costa, cansada y muerta de sed. Una amable mujer anciana le ofrece té a cambio de asilo cuando lo necesite y Holly acepta, sin saber que toda su vida está a punto de cambiar.

Este es sólo el comienzo, un minúsculo grano de arena en medio de esta colosal construcción que idea Mitchell. De la novela de iniciación juvenil a la fantasía más pura, pasando por la crítica social, la sátira del mundo literario o las distopías futuristas. Todo tiene cabida en esta obra maestra que salta de un tema a otro, de un personaje a otro, sin dejar de guiarnos hasta la salida del laberinto.

Al igual que en 'El atlas de las nubes', David Mitchell va añadiendo aquí capa tras capa, información sobre información, desvelando el misterio poco a poco. Sin embargo, no es sólo una novela de fantasía con algún que otro toque de terror (de eso tiene, y mucho). Es, sobre todo, una historia con personajes sólidos, con relaciones que se entrelazan más allá del amor, la amistad y la familia, y creo que esto precisamente es lo que hace grande a Mitchell.

Es muy difícil escribir una novela que lo tenga todo, pero esta lo tiene. Tiene una trama que mantiene la intriga hasta el final, tiene personajes fuertes y tiene la capacidad de hacerte pensar en el amor más allá de toda lógica. Mi parte favorita, como no podía ser de otra manera, es la dedicada a Crispin Hershey, un escritor en horas bajas que acude a festivales literarios donde sufre una humillación tras otra. Por el contrario, la narración de Ed Brubeck en los conflictos bélicos me ha sobrado, aunque haría falta mucho más que eso para empañar mi amor por esta novela.

'Relojes de hueso' es, en definitiva, una obra redonda en la que Mitchell se consagra como uno de los grandes escritores de la actualidad, por encima de etiquetas o géneros. Una novela que es imposible dejar escapar y cuyas ideas van penetrando hasta encontrar un hueco en nuestro interior y entonces ya no nos abandonan jamás. Es la segunda novela que leo de este autor pero no voy a tardar mucho en leer el resto, eso os lo aseguro. De lo mejor que podéis leer ahora mismo.

Jacko me tiende un círculo de cartón: una caja de quesitos aplastada con un laberinto dibujado. A Jacko le vuelven loco los laberintos: es por todos esos libros en plan Dragones y mazmorras que leen él y Sharon. El que ha dibujado Jacko esta vez es de lo más simple, para los que suele hacer: consta de ocho o nueve círculos uno dentro de otro.

—Cógelo —me dice—. Es diabólico.
—Yo no lo veo tan mal.
—«Diabólico» significa «satánico», hermanita.
—¿Y por qué es tan satánico tu laberinto, entonces?
—El Crepúsculo te va siguiendo mientras lo atraviesas. Si te toca, dejas de existir, así que un giro mal dado en un callejón sin salida acaba contigo. Por eso te tienes que aprender de memoria el laberinto.

Madre mía, qué hermano pequeño más rarito tengo.

Literatura Random House
Traducción: Laura Salas Rodríguez
ISBN: 9788439731207
720 páginas
23,90 euros

Más información | Ficha en Literatura Random House

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio