Publicidad

RSS educación

'De Platón a Batman': filósofos clásicos y superhéroes como ejemplo para los pequeños de la casa

2 Comentarios
'De Platón a Batman': filósofos clásicos y superhéroes como ejemplo para los pequeños de la casa

Pocas cosas hay tan vitales que la educación de los hijos. Es un estamento claro y conciso que conlleva una labor altamente compleja por la misma complejidad que supone tanto la paternidad como el enfrentarse ante una persona, en desarrollo, eso sí, pero persona al fin y al cabo. Es un asunto tratado, como el propio autor de este libro reconoce, hasta la saciedad y desde muy variados puntos de vista, por eso hay que ser crítico incluso eligiendo uno u otro libro.

En este sentido, 'De Platón a Batman: Manual para educar con sabiduría y valores', intenta ser tan completo al ofrecer una amplia perspectiva sobre la educación de los niños como "neutro" al no exhortar a seguir una u otra escuela de pensamiento. José Carlos Ruiz, autor de este libro, decide juntar a lo largo de las casi doscientas páginas de este ensayo las enseñanzas que dejan gente como Platón, Hume, Cicerón, etc. y personajes de ficción como Frankenstein, Batman y Wonder Woman, entre otros.

Leer más »

‘Manual para padres quisquillosos’ de Ken Jennings

Comentar
‘Manual para padres quisquillosos’ de Ken Jennings

Una de las principales razones por la que tener descendencia no me parece una buena idea es que estaría preocupado las 24 horas del día. No podría adoptar un término medio: o controlaría todos los factores relacionados con mi vástago, o sencillamente no controlaría ninguno, encomendándome al azar. O mantendría a mis hijos encerrados en una enorme casa sin conexión al mundo exterior, sólo recibiendo los inputs que yo considerara oportunos, como en Canino; o no tendría ninguna conversación digna con mi hijo hasta que cumpliera los veinte años y empezara a ser una persona medianamente interesante, como el doctor Jones con Indiana Jones en La última cruzada.

De hecho, por qué no, podría tener cientos de hijos, todos encerrados en habitaciones aisladas entre sí en un castillo tenebroso en los Cárpatos. Cada habitación dispondría de los mismos estímulos, pero cada una de ellas recibiría una pequeña modificación (en una aprenderían a leer antes que en la otra, en una sería paternalista y en la otra un poco más distante, etc.), y finalmente, tras un par de décadas, pasaría habitación por habitación, eliminando todas las copias de mí mismo que no considerara adecuadas, y sólo me quedaría con el hijo perfectamente diseñado en la alquimia genética y ambiental. Bueno, no, es broma, pero lo digo así para que entendáis que sería el típico padre hipocondríaco.

Leer más »
Publicidad

La importancia de la educación, la importancia de leer (y II)

2 Comentarios
La importancia de la educación, la importancia de leer (y II)

Siguiendo con lo dicho en la anterior entrega de este artículo, la falta de lecturas también produce ciudadanos más superficiales y menos imaginativos.

Esta minusvalía nace por dos motivos. El primero es que los contenidos que podemos encontrar en muchos libros difícilmente existen en formato audiovisual. El segundo motivo, de más peso, es que la lectura exige una implicación cognitiva mayor que el consumo de otros productos, incluido Internet o hipertextos.

Podéis profundizar más en ello en el artículo ¿Por qué leer a través de Internet no es lo mismo que leer un libro?

Leer más »

La importancia de la educación, la importancia de leer (I)

1 Comentario
La importancia de la educación, la importancia de leer (I)

En esta infausta época de recortes presupuestarios, también ha quedado tocado el ámbito de la educación. Y, sí, pudiera parecer que la educación es solo un valor abstracto, una forma de producir ciudadanos informados, críticos y cultos, el sistema que da la razón a Thomas Jefferson cuando escribió: “Si una nación espera ser ignorante y libre en un Estado civilizado, espera lo que nunca fue y nunca será.”

Porque escoger ser ignorante es una entelequia: la ignorancia es la antítesis de la libertad. Así que el ignorante nunca elige nada. Y el culto ya no puede escoger ser ignorante.

Pero destruir la capacidad educativa de un país no solo produce ciudadanos dóciles y faltos de libertad. Si nos ponemos pragmáticos, la falta de educación también influye en la economía de un país y en su productividad.

Leer más »

¿Por qué leer a través de Internet no es lo mismo que leer un libro?

15 Comentarios
¿Por qué leer a través de Internet no es lo mismo que leer un libro?

Leer textos a través de Internet, mayormente hipertextos, no parece ser lo mismo que leer un texto fuera de Internet, mayormente un texto plano. Sobre todo si nuestra intención es aprender.

La intuición parece decirnos lo contrario: si la cuestión es aprender, lo mejor parecer ser que el texto esté jalonado de vínculos que enlacen con otras páginas, así se conseguirá una suerte de conocimiento interconectado, global, orgánico, de perspectiva múltiple, etc.

Pero la investigación sugiere, en base a los efectos cognoscitivos del hipertexto, que éste no es ninguna panacea para la educación del futuro. El mayor handicap es que el la propia estructura del hipertexto dificulta la lectura: implica la realización de tareas muy exigentes ajenos al acto de leer en sí mismo, tal y como señala Nicholas Carr en Superficiales:

Leer más »

¿Lees? Claro que sí, tengo Facebook

9 Comentarios
¿Lees? Claro que sí, tengo Facebook

Eso es lo que han debido responder la mayoría de los niños que han participado en un estudio llevado a cabo en Londres por la organización National Literacy Trust, que ha intentado ver los hábitos lectores entre chicos de ocho a diecisiete años. El resultado desde luego no parece muy bueno, ya que uno de cada seis alumnos afirma que no leen ni un libro al mes. Pero aún hay más, ya que menos de la mitad afirman que leen uno al mes fuera de clase.

Sin embargo, lo que sí se ha puesto claramente de manifiesto entre los 18.141 alumnos que han formado la muestra, es que su lectura, o más bien, su exposición a la palabra escrita, llega en forma de mensajes de texto, correos electrónicos o redes sociales tipo Facebook. Esto que incluso nos puede parecer normal en los tiempos que corren, crea un gran problema, y es que los chicos llegan a la edad adulta con graves problemas de comprensión de lo que leen.

Leer más »
Publicidad

En el colegio no aprendemos lo que deberíamos aprender (y VI)

6 Comentarios
En el colegio no aprendemos lo que deberíamos aprender (y VI)

5. Distanciarse. Analizar los problemas con perspectiva. Es importante conocer estadísticamente la realidad para afrontar cualquier problema. ¿De qué sirve angustiarse porque no somos capaces de volar si sabemos que nadie es capaz de hacerlo?

También los hechos parecen más importantes cuando han ocurrido hace poco, pero dejan de parecerlo tanto cuando transcurre el tiempo.

Nuestra mente está preparada para sopesar lo cercano y lo lejano de maneras totalmente distintas: lo cercano es términos concretos y lo lejano en términos abstractos. (…) Siempre que podamos, deberíamos preguntar: ¿qué pensará mi futuro yo de esta decisión?

Leer más »

En el colegio no aprendemos lo que deberíamos aprender (V)

7 Comentarios
En el colegio no aprendemos lo que deberíamos aprender (V)

Basándose en investigaciones acerca de cómo opera nuestro cerebro, el psicólogo Gary Marcus ha ofrecido 13 sugerencias para mejorar nuestra forma de pensar. 13 rasgos que académicamente deberían cultivarse como un halterofílico cultiva sus músculos. He seleccionado los 6 que me parecen más importantes:

1. Intentar plantearse hipótesis alternativas. Tendemos a creer lo que empezamos a creer hasta el fin de nuestros días, por eso a la gente le cuesta tanto cambiar de ideología, partido político, orientación religiosa, etc. Nuestro cerebro, por naturaleza, no evalúa las pruebas que nos ofrecen los demás de forma desapasionada y objetiva. Así pues, entrenarnos para considerar opiniones opuestas es imprescindible.

2. Reformular la pregunta. Siempre que nos ofrezcan una información, tender a plantearla de otra forma para descubrir sus fallos.

Leer más »

En el colegio no aprendemos lo que deberíamos aprender (IV)

5 Comentarios
En el colegio no aprendemos lo que deberíamos aprender (IV)

Sin embargo, en el ámbito académico no todo está perdido. Ya existen algunas iniciativas al respecto, como el programa conocido como “Filosofía para niños”. Olvidaos de Platón y Aristóteles o de memorizar sus vidas y años de nacimiento y muerte. El programa está orientado a pensar filosóficamente mediante cuentos que captan el interés del estudiante.

Niños de entre 10 y 12 años fueron sometidos a este programa durante 16 meses, una hora a la semana. La mayoría mostró progresos significativos en inteligencia verbal, inteligencia no verbal, seguridad en sí mismos e independencia.

Este es uno de los ejemplos de cuentos que se usan para estimular la metacognición, es decir, el saber sobre el saber, sobre cómo sabemos lo que sabemos: El descubrimiento de Harry Stottlemeier:

Leer más »

En el colegio no aprendemos lo que deberíamos aprender (III)

10 Comentarios
En el colegio no aprendemos lo que deberíamos aprender (III)

Como os prometía en la anterior entrega de este artículo, ahí van algunos libros que, por una u otra razón, considero imprescindibles para sentar unas bases de lo que debemos saber. Son libros bastante recientes y muy fáciles de conseguir, y todos ellos fueron en su día reseñados en Papel en Blanco. Además, encontraréis libros de lectura sencilla mezclados otros que precisan de un mayor grado de compromiso.

¿Se creen que somos tontos? de Julian Baggini. Os permitirá afilar vuestros argumentos, y por extensión os permitirá pensar mejor. En consecuencia, os blindará contra frases que en realidad son hueras, como las fundadas en argumentos de autoridad, en pendientes resbaladizas, racionalizaciones post facto, non sequitur, percipi est esse, falcias post hoc, falsas dicotomías, correlaciones presentadas como causaciones, conclusiones irrelevantes y así hasta 100.

El cerdo que quería ser jamón de Julian Baggini. Otro libro para aprender a pensar mejor. Este es un libro de “¿y si?” para abordar asuntos trillados desde ángulos poliédricos a fin de descubrirnos la abstrusa complejidad de las cosas. Este no es un libro de respuestas sino de preguntas que generan más y más preguntas, hasta que uno ya no sabe qué pensar. Porque cuando sabemos que apenas sabemos nada es cuando sabemos algo.

Leer más »
Publicidad
Inicio