Publicidad

RSS leer

Cinco libros que voy a leer para celebrar el Día de las Escritoras

Comentar
Cinco libros que voy a leer para celebrar el Día de las Escritoras

No sé si lo sabréis pero este año, por primera vez, se va a celebrar en España el Día de las Escritoras. En 2016 será el 17 de octubre y una buena manera de celebrarlo es dándole mayor visibilidad a las autoras, algo que, aunque creáis que no, sigue siendo necesario, especialmente en muchos géneros concretos como pueden ser el terror, la ciencia ficción o la fantasía. Y es que sí, las mujeres escriben algo más que historias románticas.

Además, en ese lugar mágico y en el que todo es posible que es Internet se ha hecho viral el hashtag #LeoAutorasOct con el cual se insta a los lectores a leer sólo a mujeres durante este mes. Si lo pensáis bien no debería ser ningún sacrificio y estoy segura de que todos tenemos un montón de autoras por leer en la pila de pendientes. En mi caso, he escogido cinco títulos, cinco autoras de estilos muy diferentes que seguro que nos hacen pasar un buen rato con sus historias. Pasen y lean.

Leer más »

Esta infografía no te ayudará a leer 100 libros al año

2 Comentarios
Esta infografía no te ayudará a leer 100 libros al año

Hace unos meses veíamos esta infografía en español, que está inspirada en un post de Darius Foroux, en la que se nos dan una serie de consejos sobre "Cómo leer 100 libros al año". Como quiera que alcanzar esa cifra tan redonda y suculenta no está al alcance de cualquiera (yo mismo, a pesar de que me considero un lector ávido, no llego a esa cifra si sólo cuento libros y no inlcuyo cómics), me dispuse a revisar esos consejos. Y la verdad es que, si bien algunos sí son útiles, es puramente un post más de clickbait, destinado a que piquemos para luego darnos cuatro datos insustanciales. Os explico por qué.

Leer más »
Publicidad

Una infografía nos muestra los libros que puedes leer en menos de una hora

4 Comentarios
Una infografía nos muestra los libros que puedes leer en menos de una hora

Tenía la vaga impresión de que este mes de Septiembre iba a ser complicado y no, no me he equivocado. Los días se me pasan volando y sin darme cuenta ya voy justita de tiempo con todo lo que quería hacer. Septiembre es así, con su vuelta a la rutina y sus horas que vuelan. Lo peor de todo esto es que nuestro tiempo para leer se reduce de manera drástica, pero no os preocupéis que aquí os traigo una selección de libros que puedes leer en menos de una hora.

Se trata de una infografía que han realizado los chicos de Ebook Friendly para desmontar los mitos que hay detrás de esa manida frase de No tengo tiempo para leer. La infografía se basa en el dato de que un adulto lee una media de unas 300 palabras por minuto, de ahí las estimaciones en cuanto tardaríamos en leer los libros que nos proponen. ¿Tenéis curiosidad? Pues adelante.

Leer más »

Los 7 consejos de Austin Kleon para leer más en 2015

4 Comentarios
Los 7 consejos de Austin Kleon para leer más en 2015

¡Feliz año lector a todos! Tanto si os habéis animado con el Desafío lector de 2015 que hace poco nos proponía Albertini, como si tan sólo tenéis ganas de leer mucho, hoy os traemos unas recomendaciones que os pueden ayudar a ese propósito. El escritor y artista Austin Kleon compartió en su blog estos consejos para leer más y nosotros nos hacemos eco:

1. Lanza el teléfono móvil al mar (o ponlo en el Modo Avión). Y es verdad que el celular se ha convertido en una de las mayores distracciones (para bien y para mal) de nuestra época.

Leer más »

¿Por qué leer es tan importante si el libro más vendido de ficción es tonto y el más vendido de no ficción es falso?

20 Comentarios
¿Por qué leer es tan importante si el libro más vendido de ficción es tonto y el más vendido de no ficción es falso?

Quede por delante que no he venido aquí cuestionar los beneficios de la lectura. Porque la lectura es buena en sí misma, incluso a nivel psicológico, como sugieren diversos estudios. Leer incluso cambia tu cerebro, lo reprograma, leas lo que leas, lo cual origina cambios visibles entre un cerebro que lee y un cerebro analfabeto. Cambios a nivel anatómico. Como si el cerebro del lector tuviera alas, y el cerebro no lector careciera de ellas.

Sin embargo, lo que podemos defender cuando hablamos de lectura es la lectura en su sentido más estricto. Es decir, reseguir con la mirada una serie de manchas como de insectos aplastados que, descodificados, nos permiten obtener un mensaje. Leer es como que alguien te explique algo, o como ver un vídeo a través de Youtube: sencillamente el medio es distinto, y es el medio el que afecta a nuestra mente (por supuesto, luego estarán la cantidad de metáforas que leamos y su complejidad, que afectarán de uno u otro modo al cerebro, etc.).

No podemos defender más. Es decir, que si defendemos la lectura, entendida ésta por leer palabras, entonces no hay motivos para aplaudir si aparecen estadísticas del tipo “cuántos libros hay leído en el último año”. ¿Por qué? Porque es imposible ofrecer una definición de libro unívoca que no incluya, por ejemplo, el dorso del champú del baño o el diario Marca.

Leer más »

¿Se lee cada vez más en España? ¿Qué excusas se ponen para no leer? Y '1984' la que se dice falsamente que se ha leído

9 Comentarios
¿Se lee cada vez más en España? ¿Qué excusas se ponen para no leer? Y '1984' la que se dice falsamente que se ha leído

Según el nuevo Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros, el porcentaje de lectores de libros en España mayores de 14 años se incrementó en 2012 hasta situarse en el 63% de la población. Es decir, que nos acercamos un poco más a la media europea, que se establece en el 70% de la población. Todavía, sin embargo, uno de cada tres españoles no lee nunca.

Los más lectores siguen siendo las mujeres, con estudios universitarios, que lee novela y lo hace por entretenimiento. Y también vive en la ciudad, porque el mayor porcentaje de lectores se concentra en las ciudades más pobladas.

Las mujeres leen más por entretenimiento que los hombres, que lo hacen más para culturizarse o por trabajo. El 58% de los españoles lee en formato digital, diez puntos más que hace dos años.

Leer más »
Publicidad

Una visita con mi abuela a la biblioteca de mi infancia

4 Comentarios
Una visita con mi abuela a la biblioteca de mi infancia

Abuela –le dije una tarde-, ¿podemos ir a aquel sitio?
-¿Adónde?
-Allí –le señalé con el dedo. –Me han dicho mis amigos que hay muchos libros y revistas.
-Ah, eso. Es la biblioteca del barrio.
-Entonces, ¿qué?
-¿Qué de qué? –Aquel alarde de retórica unió a la impaciencia el desconcierto.
-Que si me llevas.

Cruzamos toda la plazoleta, y luego recorrimos un sendero de grava que nos condujo a la puerta principal de la biblioteca, custodiada por dos altos cipreses. Era un edificio de dos plantas, rectangular, de líneas sobrias y fachada restaurada hacía poco tiempo.

La barahúnda del exterior (sobre todo la monótona cantinela de una anciana que voceaba cupones) fue sofocada como por ensalmo al adentrarnos en el vestíbulo. Resaltamos enseguida, a los pocos segundos de franquear la puerta, ya que el lugar no estaba precisamente concurrido. En realidad no era la primera vez que entraba en una biblioteca, pero sí era la primera vez que entraba con mi abuela, que sinceramente no era muy leída.

Me acometió la imperiosa necesidad de contaminarla del entusiasmo que me embargaba; de explicarle lo fascinante que sería leer aquellos volúmenes; que todas aquellas obras eran una suerte de ruedas Catalinas, pequeñas y sin importancia aparente, pero decisivas para el devenir del tiempo y el movimiento hacia el futuro. Pero cuál fue mi sorpresa al advertir como ella, por sí misma, avanzaba por el vestíbulo, pasando junto a las fotocopiadoras, las vitrinas de exhibición de los recursos de reciente ingreso en el sistema y el mostrador de Circulación y Préstamo, tomaba un diccionario, ubicado en las estanterías que rodeaban la sala de lectura, y lo abría por la primera página.

Leer más »

Os voy a dar 3 consejos para ser escritor... aunque el relleno pueda estar caliente cuando se caliente

15 Comentarios
Os voy a dar 3 consejos para ser escritor... aunque el relleno pueda estar caliente cuando se caliente

Que existen recetas infalibles para convertirse en escritor es una leyenda urbana a la altura de que en las cloacas de Nueva York viven caimanes gigantes, que la llegada a la Luna es un camelo y fue filmada en un estudio de Hollywood o que el número de estrellas que hay dentro de la “P” del título de la portada de la revista Playboy indica las veces que Hugh Hefner ha tenido relaciones con la muchacha del desplegable.

Bueno, vale, no voy a ser tan injusto. No es como creer una cosa para idiotas. Creer que existen recetas infalibles para ser escritor es como repetir perogrulladas como la que figura en la caja de Pop-Tarts de Kellog´s, que dice: “cuidado: el relleno puede estar caliente cuando se calienta”. Llamativas bengalas que no dicen nada que no sepamos (aunque lo digan de otra forma muy distinta): como que en las pepitas de manzana hay cantidades perceptibles de cianuro, un compuesto de conocida toxicidad para los humanos. O que cualquier cosa que nos rodea atrae a todos los cuerpos del universo con una fuerza igual al producto de sus masas dividido por el cuadrado de sus distancias.

Acongoja, pero en realidad no aporta nada que no sepamos ya.

Sin embargo, de vez en cuando recibo correos de lectores que me preguntan acerca de la receta para convertirse en escritor. O sencillamente me envían algún escrito suyo con la intención de que lo someta a mi escrutinio. Es entonces cuando me veo entre la espada y la pared.

Leer más »

¿Perdemos el tiempo leyendo a autores demasiado antiguos?

37 Comentarios
¿Perdemos el tiempo leyendo a autores demasiado antiguos?

Ya sabéis de mi afición de avivar la llama de la polémica para suscitar el intercambio sano de ideas a fin de consolidar lo que ya sabemos, o quizá modificarlo un poco, pulirlo, replantearlo. Y, quién sabe, tal vez haya algún cambio de opinión (aunque el formato adversarial no sea muy propio para ello). En cualquier caso, ahí va la pregunta peliaguda del día: ¿leer a autores demasiados antiguos es una pérdida de tiempo?

Obviamente, primero hay que definir lo que significa “perder el tiempo”. En la literatura, supongo que tal concepto es imposible de definir. Cada uno disfruta de lo que quiere, bucea en los autores que considera y saca frutos según el bagaje que le acompañe en sus lecturas. No hay mucho más que discutir.

Sin embargo, la cosa cambia si hablamos de libros de no ficción: filosofía, divulgación, historia, política, psicología, etc. Entonces sí que podemos afirmar con cierto grado de seguridad que determinadas lecturas son perder el tiempo (si consideramos perder el tiempo obtener conocimientos útiles y no simples elucubraciones sin sentido o datos obsoletos o erróneos). Entonces, estar muerto hace muchos años ya no es garantía de sabiduría. No digo que un pensador antediluviano pueda dar en el clavo o consiga enfocar determinado problema con una brillantez que jamás se alcanzará posteriormente: lo que digo es que tener antigüedad no es garantía de ello.

Más bien es un handicap.

Si leemos, por ejemplo, a un pensador de hace seis siglos a fin de aplicar sus lucubraciones a los problemas que nos atañen, estaremos obligados a desbrozar ideas muertas y ello precisa de un trabajo cognitivo superior que si leemos a un pensador contemporáneo, cuyas ideas sintonizan mejor con los nuevos conocimientos (hablo, por supuesto, en general: seguro que hay pensadores contemporáneos que sólo tienen ideas muertas).

Leer más »

¿Cómo cambia tu cerebro cuando lees o escribes?

3 Comentarios
¿Cómo cambia tu cerebro cuando lees o escribes?

Todos tenemos la intuición de que, al leer un libro, salimos un poco cambiados de la experiencia. Más sabios (o más resabiados), con mayor perspectiva, más empáticos, con mayor ojo crítico, más soñadores, con mayores ansias por conocer, más viajados, con más amigos, menos solos, en definitiva. Algo parecido sucede con la escritura, aunque de un modo ligeramente distinto.

Pero tener la intuición, creer, sospechar, sentir… no es lo mismo que saber. Para saber si realmente la lectura o la escritura nos cambia, deberíamos detectar cambios físicos medibles en nosotros. Y como nosotros, el Yo, estamos contenidos en nuestros cerebros, habría que buscar esos cambios en los cerebros de los lectores.

Y la verdad es que las pruebas neurológicas al respecto son abrumadoras. Aunque, en apariencia, un lector tiene la misma pinta que un no lector, incluso que un analfabeto, se podría decir que un lector es, respecto a una persona que nunca ha aprendido a leer, una criatura perteneciente a otra especie.

No sólo hay diferencias estructurales en el cerebro, sino que los cerebros lectores entienden de otra manera el lenguaje, procesan de manera diferente las señales visuales; incluso razonan y forman los recuerdos de otra manera, tal y como señala la psicóloga mexicana Feggy Ostrosky-Solís:

Leer más »
Publicidad