Publicidad

RSS Pinocho

Publicidad

5 finales de novela que nunca leíste: a Pinocho lo ahorcaban, Mina Harker se entregaba a Drácula o Mowgli era asesinado por el tigre

4 Comentarios
5 finales de novela que nunca leíste: a Pinocho lo ahorcaban, Mina Harker se entregaba a Drácula o Mowgli era asesinado por el tigre

1. Drácula (1897)


En la obra icónica del novelista irlandés Bram Stoker, Drácula, originalmente, Mina Harker, la protagonista, dejaba a su prometido, Jonathan, y se entregaba voluntariamente al monstruo para que la convirtiera en vampira y pasar junto a él la eternidad.

El editor de Stoker le obligó a cambiar este final tan macabro, sobre todo en el contexto de la sociedad puritana en el que se habría publicado.

Leer más »

Pinocho cumple 125 años

2 Comentarios
Pinocho cumple 125 años

Carlo Collodi era amigo de las fiestas y amante de las mujeres, y también un anticlerical contumaz. Sin embargo, cuando no estaba empinando el codo o divirtiéndose en alguna alcoba, Collodi publicaba por entregas un serial infantil titulado Storia di un burattino (Historia de un títere).

Más tarde, su editor apostó por editar la historia completa, y entonces nació una de las obras más universales de la literatura infantil: Las aventuras de Pinocho. No en vano, se ha reeditado 187 veces, se ha traducido en casi todos los idiomas y se ha adaptado al cine en infinidad de ocasiones (la más célebre, la realizada por Disney en 1940); y la primera edición del cuento está valorada en nada menos que 7.500 euros.

Y es que Pinocho no sólo forjó una iconografía de la mentira reconocible en todo el mundo: el alargamiento de nariz (efecto secundario que, en cierto modo, ahora ha sido refrendado por la psicología: si mientes, sueles frotarte inconscientemente el puente de la nariz). También rompió un esquema muy rígido en los cuentos infantiles: presentaba a un niño mentiroso y travieso, quizá una proyección del propio Collodi.

Tan rompedor resultaba este nuevo concepto que, incluso, en determinados países se aplicó la censura. Sin ir más lejos, en Estados Unidos se publicó una versión de Pinocho más moderada y políticamente correcta; algo lógico, por cierto, viniendo de un país con tal exceso de puritanismo como para censurar ciertos aspectos de Barrio Sésamo o para examinar si, en sus declaraciones públicas acerca del caso Lewinsky, el ex presidente Clinton se tocaba demasiado la nariz.

Vía | Educared Más información | Wikipedia

Leer más »
Publicidad
Inicio