Compartir
Publicidad

Del teatro de Vargas Llosa y sus versiones

Del teatro de Vargas Llosa y sus versiones
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Otra noticia sobre Mario Vargas Llosa, y esta vez motivada por su reciente visita a Caracas. La oportunidad ha sido la presentación de la versión venezolana de la obra Al pie del Támesis, que significó la vuelta del escritor peruano al teatro. Una visita corta pero movida, ya que el autor de 'La Casa Verde', 'La guerra del fin del mundo' y 'La fiesta del chivo', entre otras, no pasa desapercibido en ningún sitio y Caracas no fue la excepción.

Opiniones y ataques políticos contra el Presidente Chávez aparte, la visita fugaz de Vargas Llosa obedeció a la invitación hecha por el Grupo Actoral 80, encargado de la adaptación de la pieza que ya había sido presentada en Lima a principios de año y que ahora era tropicalizada en su versión venezolana.

Uno de los puntos polémicos es el tema, ya que el argumento gira en torno a un personaje masculino que a su mediana edad se somete a una operación de cambio de sexo. Al menos eso es lo que se sabe luego de transcurrido el encuentro entre 'Chispas' y Raquel, la supuesta hermana de su amigo de la infancia, 'Pirulo' y que termina descubriéndose como este último en su nueva identidad de mujer.

Ambos se encuentran en -un café- una habitación del Hotel Savoy de Londres luego de 30 años de separación provocada por un beso que, el ahora transexual, le quiso dar a Pirulo. El equívoco de identidades se aclara, y por tanto la motivación del beso, y toda la obra transcurre en la reflexión torno a la identidad de género y el "qué hubiera pasado si".

La transexualidad siempre resulta polémica y para cualquier venezolano ligado al mundo literario, el tema de la transformación de sexo recuerda invariablemente a la poeta Esdras Parra quien, también en Londres, cambió su identidad de hombre a mujer. Y la resonancia tiene base real porque fue ella quien de alguna manera inspiró al personaje femenino.

La anécdota la relata el propio Vargas Llosa cuando recuerda un encuentro con Guillermo Cabrera Infante:

Nunca dejará de maravillarme la manera como nacen en mi cabeza las historias. Brotó de una conversación en Londres con Guillermo Cabrera Infante, hará unos seis años. Él me preguntó: ¿Te acuerdas del poeta venezolano Esdras Parra? Me acordaba bastante bien. [..] ¿Por qué me preguntaba Cabrera Infante si me acordaba de aquel venezolano? Él lo había vuelto a ver pero ahora convertido en una señora. Se había hecho una operación: había cambiado de sexo, de voz, de atuendo. A mí me impresionó esa imagen y de ahí partí para mi obra

Además de la referencialidad concreta que motivó la escritura de esta obra que, me interesa especialmente el tema de las versiones ya que a pesar de que se trata de la misma obra, las puestas en escena en ambos países fue distinta. En la de Venezuela el énfasis fue el humor, y al autor le gustó:

El montaje de Lima y el de aquí son bastante diferentes y perfectamente válidos. El de Caracas tiene más humor y elementos de juego que funcionan muy bien. Pero conserva el dramatismo, la incertidumbre del original. La verdad me pareció un lindo montaje, magníficamente bien actuado. Tiene una cierta inclinación venezolana y tenia curiosidad por ver eso

Gajes del oficio del teatro, que, por momentos me parece más una jam session, ya que el tema es el mismo pero los ejecutantes le imprimen siempre su propia huella. El autor se desdibuja acá con mayor intensidad que en el caso de otras obras literarias. Tenerlo allí, entre los expectadores es, además, todo un reto para los autores que se transforman en personajes, se apropian de ellos.

Más información | El espectador

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio