Compartir
Publicidad

Desnudos, sangre y polémica en Wozzeck

Desnudos, sangre y polémica en Wozzeck
Guardar
0 Comentarios
Publicidad

Me encanta la polémica sobre los escenarios, porque eso significa que más gente va a darse cuenta de que el teatro existe, de que está vivo y no es sólo cosa de libros antiguos. En una sociedad en la que el morbo y el escándalo venden, seguro que más de un noticiario televisivo y gran parte de la prensa escrita se harán eco de la última polémica de tal obra que de otro modo hubiera pasado desapercibida para la mayoría de la gente. Y Calixto Bieito, polémicas, las ha cosechado a raudales en su trayectoria como director teatral.

Así sucedió con la puesta en escena de clásicos shakesperianos como El rey Lear y Hamlet, o La vida es sueño de Calderón de la Barca. La excentricidad y la provocación de este autor, su demolición de los textos originales, la creación prácticamente independiente respecto a dichos textos, le han valido críticas devastadoras, incomprensión y abandono de butacas por parte de los más ortodoxos (o sensibles), junto a aplausos y bendiciones varias de aquellos que se rinden a la innovación.

Esta polémica tiene su continuidad en el montaje que Calixto Bieito ha realizado para la ópera Wozzeck, del contemporáneo Alban Berg, basada en la obra Woyzeck, del dramaturgo alemán Georg Büchneren. Aunque la obra fue estrenada en 2006 en el Liceu de Barcelona sin provocar grandes controversias, el pasado viernes el madrileño Teatro Real se levantó al final con pitos y abucheos hacia el director de escena, que aparte de las lindezas que aparecen en la fotografía regó el escenario con vómitos y vísceras. Esta tarde la obra ha vuelto al escenario, y a lo largo del mes de enero se llevarán a cabo otras representaciones. Lleno, seguro.

Vía | El País Más información | Teatro Real, Calixto Bieito (catalán)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio