Compartir
Publicidad
'Harry Potter y el legado maldito. Partes 1 y 2', buena vuelta a la saga
Teatro

'Harry Potter y el legado maldito. Partes 1 y 2', buena vuelta a la saga

Publicidad
Publicidad

A falta de ir al Palace Theatre de Londres, buena es la oportunidad que nos brinda Salamandra de disfrutar del "guion de ensayo" de la nueva (y presumiblemente última) entrega de las aventuras de Harry Potter: 'Harry Potter y el legado maldito'. El guion es obra de Jack Thorne sobre una historia coescrita por sí mismo junto a John Tiffany y J.K. Rowling.

Han pasado veinte años desde el final de las aventuras de Harry Potter y la derrota final de Lord Voldemort. El universo mágico goza de tranquilidad pese a algún que otro movimiento de las fuerzas del mal. Albus Severus Potter, hijo mediano de Harry y Ginny, comienza con desgana su formación en Hogwarts. El curso no podría comenzar peor: es elegido para Slytherin y su mejor amigo es Scorpius Malfoy, hijo de Draco Malfoy y del que se rumorea es descendiente directo de Voldemort.

La víspera del inicio del cuarto curso, con la relación bastante estropeada entre Albus y su padre, llegará a casa Amos Diggory pidiéndole a Harry, como Jefe de Seguridad Mágica que es, que usen el girotiempo encontrado recientemente para salvar a su hijo Cedric, asesinado por Voldemort tras el torneo de los Tres Magos ('Harry Potter y el Caliz de Fuego'). Albus conocerá en las escaleras a Delphi, sobrina de Amos y convencerá a Scorpius de robar el girotiempo y salvar a Cedric.

Pero claro, como suele pasar, jugar con el tiempo y cambiar el pasado no suele ser buena idea, ya que provoca un efecto mariposa de resultados imprevisibles. Resultados que no desvelaré aquí por no estropear la sorpresa pero que a mí a poco que me ofrezcas una historia alternativa estoy con los ojos como platos.

A la hora de leer 'Harry Potter y el legado maldito' hay que tener muy claro dos cosas: la primera es que no es una novela y, por tanto no guarda la misma estructura que los libros anteriores. La segunda es que Rowling y compañía han querido hacer algo diferente pero que sirva como regreso a la saga. Es por hecho que se echa de menos las escenas más cotidianas que conformaban el día a día de Harry, Hermione y Ron. Sí que hay alguna escena en clase, o en los pasillos... pero todo está al servicio de avanzar la trama.

Pese a que creo que es buena obra, 'El legado maldito' tiene unos cuantos fallos. El primero es el comienzo a trompicones del primer acto. La obra comienza con el primer día de Albus en Hogwarts y en sucesivas escenas vemos el paso de los cursos. No sé cómo funciona esto en escena, pero en el papel no lo hace. Otro fallo viene del hecho de ser una obra de teatro: no amplía demasiado el "Universo Harry Potter" excepto por el hecho de estar ambientado en el futuro.

También está el desarrollo de algunos personajes, que deja que desear. Me refiero sobre todo a Ron. Mientras tanto Harry como Hermione tienen bastante peso en la obra, Ron queda ya no en un segundo plano... sino que sale a escena porque es uno de los tres protagonistas de la saga.** Está ninguneado** hasta tal punto que tiene más "chicha" el papel de Myrtle la llorona. Pero bueno, en el lado positivo es el gran personaje que han creado con Scorpius Malfoy.

En definitiva 'Harry Potter y el legado maldito' es una buena obra. Se lee en un suspiro y seguramente verla en el escenario merecerá mucho la pena. Lo más importante es que me ha devuelto a mí época adolescente y he vuelto a vibrar con los hechizos y pociones. Un buen homenaje, aun con sus faltas, a una de las sagas más influyentes de los últimos años.

En Papel en Blanco | Ya no habrá más Harry Potter

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio