Compartir
Publicidad

Titirimundi: los títeres toman Segovia

Titirimundi: los títeres toman Segovia
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hasta el 15 de mayo se puede disfrutar en Segovia de una reunión muy especial: más de cuarenta compañías de titiriteros de todo el mundo presentan sus espectáculos a niños y mayores. Por lo que que el juego de marionetas, "obra de los dioses, tan antiguo como el mundo" (así reza un proverbio oriental) toma calles, plazas, patios y recintos segovianos en el ámbito de Titirimundi.

Podemos decir que se trata de un género menor, de un pariente pequeño del teatro como género literario. Pero la esencia del drama subyace a las representaciones de marionetas. Excepto que los actores no son de carne y hueso. Pero después de ver ciertas representaciones en que los actores parecen más planos que una alfombrilla, podemos llegar a considerar a los muñecos mucho más humanos... Y, como don Quijote, llegar a creernos lo que sucede en el maravilloso retablo.

En Titirimundi encontraremos representaciones basadas en cuentos populares, en mitos, en obras cultas y siempre con las emociones y comportamientos más propios del ser humano como protagonistas, lo que las convierte en un pequeño espejo donde vemos reflejados nuestros vicios y virtudes. Y, cómo no, donde la imaginación se presta al vuelo. Mimos, danzas, teatro sin palabras, teatro musical completan el extenso programa en el que las tablas, más grandes o más pequeñas, son protagonistas.

El programa del evento nos ofrece una fabulosa descripción de lo que significa el títere en la historia de la humanidad:

A lo largo de la historia, el títere, compañero de viaje, ha sido leal y generoso con el hombre. Le ha servido para la fiesta, para revelar críticamente las perversiones de la opresión, para la pedagogía cuando ésta se transforma en asombro, para el juego, o para esa extraña forma de la sonrisa que es la ternura. Pero indudablemente, el papel que más le ha gustado interpretar es el de un sonriente luchador por la libertad. Así lo define el dramaturgo y titiritero Carlos Góngora. Quizá porque “estos muñecos-personajes vestidos con ropajes vistosos, de movimientos entrecortados y alegres, lo mismo lanzan la palabra graciosa que la cruel verdad, y la cara inmutable del títere proporciona, a la queja o a la insolencia, un acento tan profundo que parece sobrenatural”. Como en el teatro griego, la expresión de la máscara produce un efecto dramático mucho más denso que los personajes humanos.

Por último, cabe recordar que Titirimundi se extiende a la Comunidad de Madrid y a Castilla y León durante todo 2007 en distintos eventos que se pueden consultar en el programa. Por las descripciones de los espectáculos, y por las atractivas fotografías que aparecen de cada uno de ellos (algunas reproducciones escénicas me parecen fabulosas), no me perdería la oportunidad de disfrutar de alguna muestra...

Sitio Oficial | Titirimundi

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio